492 CIUDAD MARIANA| Escenario de grandes gestas y oportunidades

“Bajo el cielo azul pliega un bostezo el sol cuya tenue luz pincela arrebol, las brisas salobres rizan al pasar, el viento sonoro desnudo del mar, desde un campanario se oye una canción que cantan los bronces con aire tristón y mientras la tarde se aburre de luz, las sombras de agolpan tejiendo un capuz”. Tal como este crepúsculo coriano, cargado de inspiración, sutil y plena en colores, es la pintoresca ciudad de Coro, la cual celebra hoy 492 años de fundación, siendo esta noble capital, epicentro de grandes acontecimientos de nuestra historia y cuna diocesana de la fe.

 

 

Santa Ana de Coro es una de las ciudades más antiguas del país, se le atribuye su institución a Juan Martín de Ampíes en 1527, quien venía de ocupar cargos de regidor (consejero) en Santo Domingo (Dominicana) y fue llamado para reprimir el tráfico de esclavos que ciertos explotadores hacían en costas venezolanas.

Yunta anclada

Ampíes junto a 60 soldados, se convino con el cacique Manaure, quien vivía en un poblado llamado Todariquiba, adyacente al rio Mitare (actualmente Sabaneta), para tomar posesión de algunos terrenos favorables y de esta manera fundó la ciudad de Coro, tercera de Venezuela, después de Nueva Cádiz (isla de Cubagua) y Cumaná.

Se dice que Manaure, poseía grandes poderes políticos y religiosos, aparte ser jefe del primer cacicazgo instaurado. Este mostró relación con los españoles entre 1522 y 1523, por medio de otros similares vasallos, quienes visitarían a Gonzalo de Sevilla, que fungía como agente de Juan de Ampíes en Aruba.

Reseñan otras lecturas que estas costas de tierra firme, eran punto de llegada de traficantes de esclavos, por ende Juan Martín tuvo que sufrir en carne propia esas visitas y en 1525, fueron llevados presos hasta Santo Domingo, más de 150 indígenas que serían vendidos como esclavos, donde iban familiares de Manaure. Juan y Gonzalo lograron rescatar algunos de estos y devolverlos a Coro, posteriormente se selló la alianza entre ambos caudillos.

Provincia noble y leal

Transcurría la guerra de la Independencia, para esos años Coro es declarada Provincia Libre y luego las constantes guerras civiles, incluyendo la Guerra Federal o Guerra Larga que se inicia en Coro en 1859, dejan la localidad despoblada y su campo arrasado.

Pero para diciembre de 1815, posterior a llevarse a cabo la batalla contra el marqués del Toro, es creada por Real Cédula de Fernando VII la Provincia de Coro, aparte de ser capital de una provincia con territorio y jurisdicción, recibe el blasón (escudo) de “Muy Noble y Leal”, por ende el espacio que ocupa actualmente el estado Falcón, es similar al de tiempos de provincia.

Coro patrimonial

Venir y visitar a la Ciudad Mariana, es transportarse al pasado, de la que en 1950 fue declarada Patrimonio Nacional, pero presenciando muchas de las construcciones de la época, detalles que han valido para Coro y su puerto, La Vela de Coro, fueran nombrados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Patrimonio Cultural de la Humanidad hace 26 años.

Tal reconocimiento universal y único sitio del país, en ser declarado como tal, valoran sus construcciones en tierras únicas del Caribe, y por ser el notable ejemplo subsistente de una fusión lograda de las técnicas y estilos arquitectónicos autóctonos, islamitas españoles y holandeses.

 

Urbe de oportunidades

Posterior a tantos acontecimientos históricos, que sumergieron a la heroica ciudad en un periodo de decadencia, vendría a tomar otros aires para el siglo XX, con la construcción de las refinerías petroleras en la península de Paraguaná, así como otros cambios ocurridos en la Venezuela insurgente, que pasa de un país rural a uno urbano y petrolero.

Sin embargo, la también denominada cuna de la fe diocesana, al ser lugar donde se registró la primera misa en tierras Sudamericana, para el siglo XVI; por su ubicación geográfica, es indudablemente un bastión para el desarrollo de otras fuentes de ingresos como el turismo, la industria y el comercio, ancladas todas estas propuestas en la visión de actuales mandatarios, quienes poseen cualidades para afianzar planes de mancomunidad y fortalecimiento de estas áreas.

Incluso se evidencia el ingreso de nuevas cadenas y franquicias de regiones cercanas, lo que refleja la masificación estructural de nuevas edificaciones que contrastan la Coro de ayer y hoy, pero tales desarrollos deben venir cargados de grandes desafíos a erradicar como los servicios públicos y fortalecimiento de la seguridad. Que viva Coro rumbo a sus 500 años de historia!!

>> LCDO. JEAN C. GOITÍA

CNP: 20484

>> FOTOS: FRANKLIN CANELÓN.