Domingo, 17 Diciembre 2017

banner-victor-arriba
banner-dile-no-al-odio-2
La-Voz-de-Falcón01

Alyz Henrich: una princesa revestida de humildad

Alyz Henrich: una princesa revestida de humildad
Un ataque de epilepsia generado por el estrés de Reina de Belleza le trastocó la vida, sin embargo, ese momento suscitado en su vida lo revirtió en aprendizaje para optimizar su energía en sueños grandes y extraordinarios

“Desperté en un hospital sin nada, desde ese día me tocó batallar para recuperar mi vida, una nueva vida, sin dinero, sin alma, estaba rota por dentro, me tocó comenzar a vivir desde cero, después de 25 años”.

Ella es una reina de belleza, hermosa, carismática y brillante. Alyz Henrich la protagonista de nuestra edición de Héroes Caquetíos.

“Si no hubiese sido por ese día, no estuviera donde estoy hoy, no hubiese aprendido lo que sé hoy, no me hubiese conocido como me conozco hoy”.

“Estoy agradecida por estar viva, más fuerte, más paciente, más sana, más tranquila, más feliz”, refirió esta atractiva joven.

1A este episodio de su vida, Alyz lo define como sacudón “aunque no todos necesitamos un sacudón para despertar a mí me tocó, y por más horrible que fue ese momento, es lo que hoy me hace más humana”.

Alyz Henrich nació en una cuna de gente humilde y sencilla en la población de Los Taques del estado Falcón. Su esbelta belleza ha conquistado pasarelas en las principales capitales de la moda internacional. Hoy lidera la organización Miss Venezuela Earth. Luego de haber sido coronada en el 2012 como Miss Venezuela Earth y recibir en Filipinas la corona de Miss Earth 2013.

Esta tierna niña de contextura delgada con porte de reina sacrificó estar cerca de sus padres y  familia, para a los 16 años enrumbarse, y mudarse a otra ciudad a estudiar lo que siempre soñó, ser comunicadora social. “Comencé a trabajar y de ahí en adelante me ha tocado estar lejos de mi familia, de mis amigos, de la gente que más amo, y de mi país”.

“Soy una venezolana donde me paré, siempre he tratado de hacer lo mejor que puedo para dejar a mi país en alto, también soy vocera de lo que vivimos, de nuestra historia, pero también de lo bonito que tenemos, de nuestra gente.  Siempre estaré agradecida de poder portar el nombre de mi país, no sólo en una banda, sino en mi corazón y mi voz”.

Cuando Alyz partió de su hogar por su sueño, se llevó lo más valioso, la enseñanza de su madre Nancy Ocando. “Mi Mamá me enseñó desde pequeña a dar y a compartir”.

Es por esta razón que esta embajadora de la belleza falconiana y del carisma protector del venezolano ha logrado dar sin medida. “Podría escribir un libro de todas mis experiencias, definitivamente es algo que siempre guardo en mi corazón y que no pienso dejar de hacerlo, no solo necesitamos dinero para ayudar, o algún título para hacerlo, solo se requieren ganas y un poco de amor”.

“He cuidado niños con cáncer en Hospital de Maracaibo, he servido comida a los desamparados en Nueva York, lleve ropa y mucho cariño a los sobrevivientes del tifón en Filipinas, he ayudado a  personas con discapacidad visual a caminar en Central Park”.

Aportar un granito de arena no es algo que fue creado por ningún concurso de belleza es algo que nace en el hogar, desde los valores y la educación, siempre podemos ayudar al prójimo y hacer el bien, le doy gracias a Dios y a mi familia por enseñarme desde pequeña porque la satisfacción de ver a los demás con una sonrisa, no tiene precio”.

“Vive tu vida”

2Es así como esta soberana de belleza mostró su lado más íntimo, más humano, más trasparente para decirnos que “Confíes en ti, tú si puedes, no tengas miedo al fracaso. Cuando se fracasa solo se aprende, sigue adelante, ten mucha paciencia y fe, sé siempre agradecido y nunca pierdas la humildad”.

El testimonio de vida, de lucha de esta hermosa paraguanera ha roto cualquier obstáculo, “Hay que salir de la comodidad, ir más allá de lo que ven nuestros ojos, seguir nuestro instinto y perseguir eso que queremos, armarnos de paciencia es clave, conquistar eso que queremos toma tiempo, hay que atravesar altos y bajos”.

Por eso debemos estar preparados y ser fuertes para no decaer, para ser mejores humanos, solo debemos enfocarnos en nosotros mismos y no perder el tiempo hablando y criticando a los demás. No hay nada mejor que vivir nuestras propias vidas con humildad y respeto, con todos y contigo mismo y echarle pierna con mucha fe”.

La vida de Alyz Henrich es reflejo que los sueños se logran, su vida es testimonio de sacrificios y constancia para lograr la excelencia. Su vida no es una fantasía de princesa, es realidad. Hoy puede demostrar con hechos gracias al trabajo y la perseverancia. “Hacer lo que me gusta siempre ha sido la clave, la paciencia, la humildad y confiar en Dios”.

Conoce más de estas historias en www.heroescaquetios.com.ve y en @heroescaquetios y sigue las coordenadas de @alyzhenrich1  y @missvenezuelaearth

Por Mayra Mendoza

@mayra13262

 

NOTAS RELACIONADAS