DOGGYLINGUS | Una posición de sexo oral muy versátil y útil para quienes les encanta dar y recibir

El Doggylingus no solo es una posición que puede servir de preliminar al coito vaginal o al sexo anal, es una postura orgásmica tanto para mujeres como para hombres, que no tienen que representar ningún rol específico, sino disfrutar del sexo. 

Pros: esta posición es perfecta para turnarse en pareja: con el hombre en Doggylingus se puede masajear el perineo y masturbarle desde atrás con mucha facilidad y sensualidad. Y si tienes la confianza y el gusto, también se puede simultanear con un beso negro.

Más pros: es sencilla y cómoda. Permite múltiples estímulos, tanto para hombres como para mujeres, y puede servir como preliminar para aquellas parejas que “necesiten” penetración. Y a toda esa versatilidad se le pueden sumar representaciones BDSM o juegos bondage: desde un clásico vainilla, intercalando cachetes y lengua, hasta unas suaves ataduras de tobillos, que “obliguen” a gozar una y otra vez… Eso sí, necesitarás dos cintas o esposas, y una cama donde puedas fijarlas.

Cómo hacerlo

Es como la posición del perrito, quien recibe el sexo oral se coloca de rodillas apoyando sus brazos sobre la superficie, mientras que, quien da sexo oral, se coloca detrás también de rodillas, apoyando su cara contra su vulva o su ano, y apoyando sus manos en sus glúteos o nalgas.

Tanto para dar un anilingus o beso negro (sexo oral boca ano), como para dar un cunnilingus (sexo oral boca vulva).

En el caso de la Fellatio (sexo oral boca pene), haremos una pequeña variación, mientras el varón se coloca en doggystyle, su pareja se recuesta, boca arriba entre sus piernas apoyando su espalda y cuello sobre almohadones para que con comodidad su boca quede a la altura de la pelvis de él, y poder acariciar sus testículos mientras engulle su pene en la boca, o viceversa, masturbarle el pene con las manos, mientras estimula su escroto con su boca, lengua y labios. Con información de Volonté.com y eslamsex.com.

LEA TAMBIÉN: