Domingo, 17 Diciembre 2017

banner-victor-arriba
banner-dile-no-al-odio-2
La-Voz-de-Falcón01

Evelinda Navas: una admirable servidora

Evelinda Navas: una admirable servidora
Foto: Mayra Mendoza/ Su sensibilidad es admirable, su pasión no tiene límites, está al frente de unos de los servicios más humanos para la sociedad, la medicina.

Lleva adelante una de las obras más humanas de la región, la Fundación Caminos de Luz y Esperanza para Niños con Cáncer (Camluzesp), donde más de 100 niños diagnosticados con esta patología reciben quimioterapia ambulatoria. Con el esfuerzo y apoyo creó la Unidad de Oncología Pediátrica Ambulatoria en el Hospital de Niños de Judibana

Su sensibilidad es admirable, su pasión no tiene límites, está al frente de unos de los servicios más humanos para la sociedad, la medicina.  Es la única especialista en oncología infantil en la región, al conocerla descubres una mujer que desborda ternura, que brota felicidad y amor por el compromiso de darle salud a unas pequeñas criaturas diagnosticadas con cáncer.

“Yo nací queriendo ser médico, no fue fácil, porque precisamente venía de una familia bastante humilde, ver a mi mamá trabajar como enfermera,  a mi tía y a mi primo ser médico, despertaron en mi esa pasión por el área de la medicina”.

2Con estas palabras, Evelinda Navas, la protagonista de esta edición de Héroes Caquetíos nos muestra su más hermoso legado en la tierra, servir.

El sueño que anheló a los cuatro años lo hizo realidad en 1996, cuando se recibe como médico general de la Universidad del Zulia (LUZ), unos años después se gradúa de pediatra y posteriormente de Oncólogo Pediatra.

 “La oncología fue un llamado especial de Dios, ser oncólogo no estaba dentro de mis planes, pero un día en el Hospital Universitario de Maracaibo debía hacer una pasantía y guardias en oncología infantil, ahí pude percibir la escasez de especialistas y profesionales que realmente les apasionara esta área, es por eso que decidí ser oncólogo pediatra”.

Conocer el equipo de trabajo de la Fundación Niños con Cáncer Zulia despertó en Evelinda la necesidad de replicar este proyecto en Falcón, es allí cuando nace la Fundación Caminos de Luz y Esperanza para Niños con Cáncer (Camluzesp).

Gracias a todos los voluntarios y manos de apoyo hoy en día, luego de 10 años de este sueño hecho realidad, esta fundación cuenta con una casa hogar y una unidad de oncología donde los pacientes reciben quimioterapia ambulatoria.

Para esta joven médico con este gran proyecto social, no fue fácil ganarse la confianza del gremio, el respeto de sus colegas, la confianza de los pacientes, pero gracias a sus conocimientos y haber creído en sus capacidades, creó la Unidad de Oncología Pediátrica Ambulatoria en el Hospital de Niños de Judibana “Jesús García Coello”, y con el apoyo de Fundailusión Locatel construyeron una cálida y acogedora sede.

El propósito de la unidad, es brindar quimioterapia ambulatoria a los niños con cáncer, hoy en día recibe cerca de 100 pacientes mensualmente, también presta apoyo a los infantes con otras patologías y enfermedades como glucogenopatías, los cuales acuden una vez a la semana a recibir su tratamiento. “Esta unidad ha sido un aliciente y gran ayuda no solo para el área oncológica, sino para otras especialidades”, precisó.

Esta unidad es la única en Falcón, es referencia en el Estado, en el país y las islas Aruba y Curazao.  El espacio es un área verde donde niños con esta patología han podido recibir gratuitamente sus tratamientos oncológicos para mejorar su calidad de vida.

Evelinda Navas ha entregado su vida a este proyecto, para servir a los demás, para darles cobijo a esos pequeños que necesitan recuperar su salud. A través de su testimonio y voluntad de servicio ha formado enfermeras en el área de oncología, así como a los estudiantes de medicina con los que comparte conocimientos y experiencias a diario sobre la profesión y el área oncológica.

“Cuando tú haces lo que amas, se te convierte en placer, lo disfrutas, sin embargo, sabes que no te vas enriquecer económicamente en este trabajo, es más bien una labor de servicio, la oncología es un sacerdocio, porque emocionalmente es dolorosa con muy poca remuneración”, es una realidad en Venezuela, aunado a la escasez de insumos y tratamientos.

Ella tiene un corazón robustecido, y sencillamente recargado de voluntad y de valor “me hace fuerte haber sido la hija mayor, me hace fuerte ser mujer, me hace fuerte ser madre, quiero a través de mi trabajo y labor diaria poderle decir a los padres que tienen a su hijo entre la vida y la muerte, que tiene una enfermedad posiblemente incurable o milagrosamente curable, los educó sobre la enfermedad, pero sobre todo los enseño que siempre deben estar tomados de la mano de Dios”.

En su día a día, esta promotora de la esperanza ha debido dar diagnósticos como: “No hay ninguna posibilidad de vida, las esperanzas son muy pocas, la enfermedad está en estadía cuatro, es resistente a la quimioterapia y a la radioterapia”,  sin embargo, fiel a su gran amor les dice  “Quiero que ese Papá y esa Mamá que tiene a su hijo entre la vida y la muerte, siempre tenga la premisa científica, el conocimiento sobre la enfermedad, pero la confianza puesta en Dios”.

“Cuando confirmo un diagnóstico con cáncer quiero darles la sanación, para mi cada paciente es como un hijo, son como mi familia, me duelen, emocionalmente y espiritualmente me duele la partida de uno de ellos”, confiesa Evelinda.

Una paciente que falleció que le decía a su Mamá “¿por qué lloras? no me ves, yo estoy sana”, esa sanación que la niña hablaba no era la corporal era la espiritual. Es por eso que cada niño le ha dado a Evelinda Navas, una experiencia, una forma diferente de ver la vida.

“Muchas veces nos quejamos porque no tenemos el mejor carro y la mejor casa, que nos quejamos por la situación, y aquí he aprendido que están fácil ser feliz, cuando la vida te trastoca y sabes que estos niños tienen tan poco tiempo de vida y te hacen sonreír con sus ocurrencias”, sabes que estás haciendo lo correcto, que te estás esforzándote por mejorar su salud.

Evelinda Navas es una profesional cotizada en Latinoamérica por su talento, conocimiento, habilidades y destrezas, sin embargo, confiesa que sigue apostando por Venezuela. Ella es la delegada por Venezuela de la Sociedad Latinoamericana de Oncología Pediátrica. También es la abanderada del protocolo de quimioterapia que va a proyectarse a Venezuela, es líder e investigadora en un monoclonar que se está desarrollando en el país, donde el Hospital Jesús García Coello es pionero.

Dar sin medida

Evelinda Navas está al frente de Camluzesp desde hace más de 10 años, durante este tiempo ha desarrollado su capacidad de dar, dar sin medida, así lo describe la protagonista de esta edición de Héroes Caquetíos, una mujer con el corazón grande, decidida, serena, preocupada, consciente de su compromiso con la vida,  su familia y Venezuela.

Gracias al apoyo, a Camluzesp se han unido un equipo extraordinario de especialistas para brindar la mejor atención y cuidado a los pacientes, entre ellos Yackelin Calatayud hematóloga, las enfermeras Aura Colina y Nayibi Mávarez, Erika Hernández psicóloga, farmacia y todo el equipo de pediatría, así como Zuleima Guerrero administradora y Miriam German tesorera de Camluzesp.

“Lamentablemente se está perdiendo la capacidad de dar sino tenemos beneficio, tamaño fotos copiateníamos muchos aliados, tanto oficiales como de empresas privadas, sin embargo, por la misma situación económica, las ayudas mermaron significativamente para Camluzesp”, refirió.

“Hace algunos años con tres mil bolívares, podíamos pagar un tratamiento de quimioterapia y se lo donábamos al paciente, con 8 mil bolívares hacíamos un estudio especializado, que negaba o confirmaba un diagnóstico, con 100 mil bolívares ayudaba a 50 pacientes, pero ahora con 100 mil bolívares no podemos ayudar ni siquiera a uno”.

La sede la Fundación Camluzesp está ubicada en la avenida 12 casa número 12 de la Comunidad Cardón, este espacio le permite a los pacientes que vienen de zonas lejanas alojarse, también es el lugar para celebrar la cena de Navidad, el Día del Niño, y brindarles apoyo en lo que requieran, gracias al voluntariado.

Ángel David la sorprendió

Luego de 12 años de esterilidad, Evelinda Navas vuelve a ser Mamá. Ángel David se unió al grupo familiar de Ricardo Andrés, José Gregorio, Dilia Paola,  y su esposo Ricardo Rafael.  Este bebé llegó con un propósito, relata esta mujer dotada de una sensibilidad y emotividad casi indescriptible.

“Cuando me enteré que era varón, lo acepté con mucha bendición, es por eso que lo nombró Ángel, por ser un mensajero de Dios y David, por ser un hombre conforme al corazón de Dios”, así cuenta como tiene a Dios presente en cada momento de su vida.

“Trato ser la mejor en lo que hago, la mejor madre, esposa, hija, quiero ser un ejemplo para ellos, y enseñarles valores.  Seguiré adelante con esta hermosa obra que Dios me ha encomendado, es un gran compromiso que cada paciente que veo, se pueda sanar con la práctica médica, esto no me hace adinerada, le doy gracias a Dios por lo que gano, sin embargo, me da algo más valioso, que es amor, es el poder ayudar a salvar una vida, es la relación más directa que tengo con Dios.

Conoce más de esta historia en @heroescaquetios y sigue las coordenadas de @evelindanavas @camluzesp y Fundación Caminos de Luz y Esperanza en Facebook.

Por: Mayra Mendoza

@mayra13262

 

NOTAS RELACIONADAS