Martes, 20 Febrero 2018

Banner victor header
La-Voz-de-Falcón01
Cintillo para La VOz

El famoso Pesebre de Ricardo, 68 años de tradición

El famoso Pesebre de Ricardo, 68 años de tradición
Foto: Maria Pereira/ De 6 a 10 pm, están abiertas al público las puertas de la casa de la familia Torres.

Con 68 años ininterrumpidos, el pesebre de Ricardo se ha convertido en una tradición decembrina para los falconianos y visitantes de otras regiones del país y del mundo.

La historia de este pesebre nació en un pequeño espacio en el patio del señor Ricardo Torres, quien cumplía, junto a su padre, con una costumbre para el disfrute de su familia y sus amigos.

No obstante, desde hace 18 años, el pesebre de Ricardo Torres abarca casi toda su casa, en plena zona central de la capital falconiana, específicamente en la calle Colina, entre Buchivacoa y Churuguara, esquina Aurora.

La popularidad de esta obra de arte hecha con encofrado de madera, papel de desecho y pintura con almidón es tal que las personas desfilan a disfrutarla cada día y se llevan consigo la admiración por un hombre que ha hecho del nacimiento del Niño Dios un espectáculo y un sitio digno de visitar en estas celebraciones navideñas.

Un libro de firmas recibe a cada persona que llega a la monumental entrada del pesebre de Ricardo, para que cada visitante deje su mensaje y su nombre con la idea de llevar, de alguna manera, una lista de asistencia de millones de personas que se han interesado por este mágico lugar.

Inicios

Y es que el señor Ricardo cuenta con orgullo cómo su padre se desvivía cada año por colocar su pesebre para inculcarle a sus hijos tan hermosa tradición, empeño que dejó huella en él para mantener la tradición junto a toda su familia.

“El pesebre antes era chiquitico y se hacía para pagar una promesa por siete años, pero se convirtió en una gran pasión que se fortalece con el transcurrir de los años”, manifiesta con entusiasmo Ricardo Torres, al tiempo que recalca que se trata de una herencia de la cual se siente muy contento porque cuando comenzó la tradición no pensaban que iba a llegar tan lejos, gracias al Niño Jesús y a Dios.

Cuando su padre cambia de paisaje, el señor Ricardo toma la batuta para hacer realidad el sueño de mantener la tradición familiar. Durante años, sólo sus manos laboriosas se esmeraban en el objetivo de crear el nacimiento del Niño Jesús.

Hoy día, sus hijas lo acompañan en la noble tarea de permitir que este escenario, con la más genuina tradición decembrina, se mantenga abierto al público.

“Lo nuestro es el pesebre, esto es la alegría de la Navidad y la sonrisa de los niños”.

El día que el pesebre de Ricardo abre las puertas a la gente es una gran fiesta con música, danzas, repique de tambor y actividades religiosas.

El profesor Tito Guerra, historiador coriano, se lleva los honores por haber dado, a través de los medios de comunicación, la fama nacional e internacional que hoy ostenta el pesebre más grande que venezolano alguno haya visto.

Laboriosa tradición

El laborioso montaje dura tres meses e inicia cada 15 de septiembre. En toda edición debe haber una innovación porque allí, precisamente, radica el interés del pueblo que anhela ver un nuevo pesebre cada año.

“Siempre le hago un viraje, las imágenes son las mismas, pero el escenario va cambiando”.

La paradura del niño no tiene cabida en casa de Ricardo Torres donde el ritual, tras al nacimiento de Jesús y la llegada de los Reyes Magos, es desmantelar el pesebre el 02 de febrero, Día de la Candelaria.

De 6 de la tarde a 10 de la noche, con la vistosidad de las luces, están abiertas al público las puertas de la casa de la familia Torres, anfitriona del famoso pesebre de Ricardo, en Coro.

NOTAS RELACIONADAS