Domingo, 17 Diciembre 2017

banner-victor-arriba
banner-dile-no-al-odio-2
La-Voz-de-Falcón01

Jorge Perozo: brillantemente humano

Jorge Perozo: brillantemente humano
Jorge Perozo: si esas personas no van a lograr algo positivo en mi mente, en mi corazón y en mi bolsillo, no me interesan

Su fórmula al éxito ha sido: conocimiento más habilidad por actitud, y efectivamente esta ecuación se evidencia en su andar.

¿Quién pensaría que un botones de un hotel cuatro estrellas, con una camisa y pantalón prestados, y unos zapatos que le regaló su mamá, ahora lidera uno de los hoteles más prestigiosos de Falcón y sus ideas han trascendido a nivel nacional?

Su voz es tenue y sus palabras concretas y seguras, así presentamos a Jorge Perozo, el gerente general de Lidotel Paraguaná, creador de su marca personal “De Botones a Gerente”. Un hombre con una integridad admirable, que ahora trabaja en un ambicioso proyecto que lleva el nombre “De botones a Gerente por pendejo”, su libro cuenta cómo hizo para sobresalir y aspirar a lo mejor entre tantos.

¿El título del libro es De Botones a Gerente por pendejo? Sí, siempre escuchas entre tus compañeros de trabajo esa frase, “no seas pendejo, ese trabajo no te corresponde. Cuando haces más de tus funciones, siempre te van a decir, no seas pendejo”.

Pero precisamente ahí está la diferencia, entre la persona que tiene aspiraciones o el conformista. “Ese plus que das adicional, marca la diferencia”.

¿Cómo lograrlo, cómo hacer la diferencia? Allí Jorge Perozo francamente nos cuenta “Hay que bajarle la santamaría a las personas negativas, hay muchos mediocres que te vienen a aconsejar y simplemente te envenenan de cosas negativas”.

Y replica diciendo “si esas personas no van a lograr algo positivo en mi mente, en mi corazón y en mi bolsillo, no me interesan”.

¿Cómo te alejas de esas personas negativas? Perozo responde pausadamente, “no es fácil, al cruzar la puerta te consigues con mucha gente así, pero debes trabajar mucho en tu mentalidad, debes tener tu mente fuerte”.

De esto se desprendió el plato fuerte de esta edición de Héroes Caquetíos. “Soy Técnico Superior Universitario en Administración Industrial, soy gerente y jefe de personas que hablan tres idiomas, son magíster y licenciados.  ¿Pero qué me ha hecho diferente?”, razona brevemente Perozo, el servicio y descubrir el lado humano de la gente que está a mi alrededor, ahí está la diferencia.

Jorge Perozo: la diferencia está en la actitud
Jorge Perozo: la diferencia está en la actitud

“Por eso vemos profesionales en diferentes áreas que no tienen tanto éxito, como otros, la diferencia está en la actitud”, reafirmó su premisa diciendo “La actitud es 80% de la vida”.

Transformación

En sus días de liceo, Jorge Perozo era un joven tímido, tanto así que confiesa que sus primeros días de clase faltaba la primera semana para evitar tener que presentarse ante sus compañeros. Sin embargo, esa etapa se fue transformando. Ahora comparte su historia inspirando a muchos, en conferencias.

“La gente necesita mucha inspiración”, pero ¿cómo lo logras? ¿Cómo ha sido esa experiencia de contar tu historia de éxito?. Y Jorge la reduce a dos palabras: satisfacción emocional.

“A lo que uno le tiene más miedo, es a lo que uno debe enfrentarse”, ¿Cómo lo superas? Practicando, todos los  meses me reúno con mi personal a capacitarnos,  yo también lo hago voy leyendo, voy a conferencias, ellos me hacen preguntas y yo les contesto, y ahí se pierde el miedo. Y cuando eres gerente tienes que hablar con la gente, no te puedes esconder”.

“En cada conferencia hay una retroalimentación, lo que hago es manejar las emociones, para que las personas digan: waohhh he perdido el tiempo, a partir de ahora comenzaré a hacerlo mejor”.

Liderazgo y empoderamiento

El liderazgo y el empoderamiento, dos métodos de los cuáles Jorge Perozo se apropió.  “Me formé en el IESA en liderazgo y empoderamiento, pero sobre todo de inteligencia emocional.

“Tomé el hábito de levantarme a las 5:00 de la mañana y leer temas de liderazgo e inteligencia emocional, todos los días me estoy capacitando, todos los días tengo que crecer 1%, al final del año, debo ser 365% mejor”.

Luego de exponer esta frase, remató con otra mucho más desgarradora “siempre digo, para ser campeón no sólo basta con ser el más rápido, tienes que creértelo, debes creértelo tú para inspirar a los demás”.

Fue aquí cuando, Jorge mostró su lado más humano y comentó “Cuando te robas el corazón de la gente, la gente te entrega sus manos para trabajar contigo”.

Después de esta reflexión describió una anécdota, “en una empresa que asesoro, el gerente me dijo ¿Cómo hago para que mi personal me agarre miedo, a lo que le contesté tajantemente, al contrario, tienes que unirte, debes manejar una gerencia de puertas abiertas”.

Pequeños detalles: grandes cambios

La gran diferencia la marcas tú, agregó “en mi teléfono tengo la lista de mi personal con la fecha de su cumpleaños. El día de su cumpleaños, a las seis de las mañana me suena una alarma. Les escribo un mensaje de felicitación”.

Sobre esta experiencia comentó “un trabajador de seguridad que lo felicité, cuando llegué al hotel me dijo: jefe, usted me felicitó, y a mi esposa se le olvidó”.

Un visionario de ideas brillantemente humanas

LidoHogar es un proyecto humanístico, un programa social que nació en el 2013. En ese año, Jorge Perozo tomó cinco días de libres del trabajo, y decidió compartir los quehaceres del hogar con su esposa. Eso le valió un gran aprendizaje, esos cinco días fueron suficientes para valorar el trabajo del hogar, el día a día y las múltiples obligaciones que hay en la casa.

“En esos días entendí el verdadero trabajo de las mujeres, simplemente me puse en su lugar, hice lo que ella hace por cinco días”.

A partir de entonces emprendió una encuesta con sus trabajadoras, las camareras del hotel, que suelen ser las mujeres de condiciones sociales más carentes. “Las entrevisté, comencé a preguntarles, ¿dónde viven?, ¿cómo se trasladan hasta el trabajo?, ¿cuántos hijos tienen? ¿Si tienen algún familiar con algún cuidado especial?

De estas encuestas y conversaciones muy personales con sus trabajadoras, nació Lidohogar. Un programa que ha sido replicado a nivel nacional en la cadena de hoteles Lidotel, por aprobación de la junta directiva.

Entre las vivencias de las trabajadoras consiguió que para una de ellas, su príncipe azul, su carro último modelo, era tener una lavadora. También descubrió que una de las camareras, no contaba con los recursos suficientes para suministrarle a su hijo, el tratamiento de insulina para la diabetes, un tratamiento que es para toda la vida. Y poco a poco y con la ayuda de todo el personal del Hotel, fue haciendo una cadena de favores para apoyar y conseguir que cada uno pudiera lograr lo que tanto anhelaba.

Y a propósito de la situación país actual,  Perozo se planteó un programa de reciclaje de plástico y latas, eso se vende y el dinero es invertido en alimentos. Cada uno de los trabajadores lleva  algún alimento para su hogar.

“Un día conseguí a una de las trabajadoras llorando porque no quería ir al comedor a almorzar porque no tenía que comer.  Eso me conmovió, pedí un presupuesto de cuánto me vale una sopa, y se logró convenir brindarles a todos los trabajadores una sopa diaria. Ahora el comedor se llena y a todos se les garantiza su almuerzo. Esto hace que el ambiente se sienta agradable y todos se sientan identificados”.

Así Jorge Perozo, nuestro héroe caquetío nos describió su más ambicioso proyecto, su voluntad de servicio, su trato humano con el personal que lidera, descifró sin el mínimo egoísmo su fórmula de éxito, su testimonio habla por sí solo, trabajar por el bien en común, dar sin esperar ser retribuido.

Conoce más de este héroe caquetío a través de @jorgeperozp @botonesagerente

 

Por: Mayra Mendoza

@mayra13262

Síguenos en @héroescaquetíos

NOTAS RELACIONADAS