Domingo, 17 Diciembre 2017

banner-victor-arriba
banner-dile-no-al-odio-2
La-Voz-de-Falcón01

Una aguerrida luchadora llamada Jarimit Weffer

Una aguerrida luchadora llamada Jarimit Weffer

Nunca me di por vencida, soy Jarimit Weffer Guanipa, la única mujer falconiana que participó en los Juegos Olímpicos Río 2016, en la disciplina de lucha olímpica en los 75 kilogramos.

Llegué a los octavos de final, enfrenté a mis rivales más fuertes. Logré mi clasificación en el Preolímpico continental en Texas, Estados Unidos, luego de tres ciclos olímpicos luchando por llegar a las olimpiadas y lo logré.

Esto es un sueño que desde muy pequeña quería, estar en unos Juegos Olímpicos, desfilar con el uniforme de Venezuela en una ceremonia olímpica, estar ahí fue una emoción demasiado bonita.

Parte de los espacios que se compartía con todos los integrantes de la delegación criolla
Parte de los espacios que se compartía con todos los integrantes de la delegación criolla

Era un escenario quien siempre había anhelado, y era muy diferente a tantos países y lugares que había estado, Juegos Bolivarianos, Centroamericanos, Sudamericanos, Panamericanos, pero estos eran los Juegos Olímpicos Río 2016, y yo estaba ahí, disfrutando mi momento.

Esta es la historia de Jarimit Weffer Guanipa, una guerrera, que se vistió de voluntad, para alcanzar este sueño de participar en Río 2016, el nivel más alto para un atleta de alto rendimiento.

Manejar muchas emociones, enfrentar la ansiedad, este era mi día, para el cual había sacrificado tantas cosas, había trabajado tanto. Cuando salí al colchón para enfrentar a la camerunesa, no fue fácil, cometí errores, pero siempre confié en mis capacidades.

Desde los 13 años, Jarimit Weffer dio sus primeros pasos en la lucha libre, y en todos estos años de carrera profesional, esta joven mujer tuvo que sacrificar todo para lograr su sueño, tanto así como sacrificar lo más sagrado, el tiempo de estar con su hijo Javier Gómez, de 7 años de edad.

¿Quién te inspira? Mi mamá me inspiró, tuve que transformar el dolor de perderla en algo positivo. Creo que esta ha sido la prueba más fuerte que enfrentado en mi vida.

“La muerte de mi Mamá fue una etapa muy dura, en ese momento flaqueé y pensé en abandonar mi objetivo, y después de los Juegos Centroamericanos decidí retirarme, sin embargo, el voto de confianza de los miembros de la Federación Venezolana de Lucha, me hizo regresar al combate cuerpo a cuerpo.

Muchas veces te enfrentas a grandes rivales, a tantas barreras, no sólo en el ámbito deportivo, hasta tus mismos compañeros, tus entrenadores, siempre vas encontrar altos y bajos, pero no puedes permitir que nadie te quite, tu sueño, tu inspiración.

Ella es Jarimit, una luchadora por excelencia, ella pudo contrarrestar el dolor de la muerte de dos seres queridos, para superar la adversidad y alcanzar su sueño de representar a Venezuela en las olimpiadas, “cuando te trazas un objetivo, debes cumplirlo, debes prepararte, llevando a la par tu formación como profesional. Yo un día dije, quiero llegar a unas olimpiadas, y lo logré”.

Sin embargo, sus sueños no llegan hasta ahí, ahora quiere participar en Tokio 2020, “voy a cumplir el ciclo olímpico hasta llegar nuevamente a los Olímpicos”.

A Jarimit Weffer la vida le ha dado un vuelco, dentro de pocos meses recibirá en sus brazos a su segundo hijo, ella está embarazada, por eso se alejará por unos meses de la lucha libre para dedicarse cuidar su salud y la vida de sus hijos.

La historia de Jarimit Weffer, es una historia cargada de fortaleza, del impulso propio de una mujer falconiana, una joven con corazón aguerrido, con espíritu de lucha, una heroína que se revistió de fuerza para superar las adversidades y estar entre las mejores 18 luchadoras del mundo.

NOTAS RELACIONADAS