Domingo, 17 Diciembre 2017

banner-victor-arriba
banner-dile-no-al-odio-2
La-Voz-de-Falcón01

La pesadilla de una adolescente mexicana llega a su fin: libre de cargos tras matar a su violador

La pesadilla de una adolescente mexicana llega a su fin: libre de cargos tras matar a su violador
La Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México ha determinado que la joven actuó en legítima defensa, tras investigarla por homicidio

Fue acusada de homicidio por matar a su violador. El mismo que la retuvo y amenazó de muerte con un cuchillo el pasado 1 de junio, cerca de la estación de Taxqueña, al sur de la Ciudad de México. Este martes, casi un mes después, la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México ha determinado que Itzel, una adolescente de 15 años, actuó en legítima defensa y la ha exonerado de toda culpa.

 “Cómo pudieron investigar a una niña que únicamente se defendió de su agresor”, se pregunta indignada la abogada de la adolescente, Karla Micheel Salas. 27 días de calvario en el que, según denuncia la letrada, la familia de ha recibido llamadas amenazantes y la presión constante de las autoridades.

“La mamá recibió una llamada intimidatoria que asumimos que fue de alguien cercano al difunto en la que le dicen que sabían donde vivía. Además, la policía de investigación de la Procuraduría comenzó a ir a los trabajos del padre y la madre, haciéndose pasar aparentemente por clientes”, cuenta.

Itzel, que clamó a través de un vídeo en YouTube la injusticia que se cernía sobre ella, denunció la pesadilla que sufrió aquel día después de salir de clase. Su agresor, un hombre de 30 años, la retuvo y abusó de ella durante dos horas en plena calle, mientras “la gente y los carros pasaban y nadie hacía nada”, señala en esta grabación.

“Había gente que nos miraba raro, se daba cuenta de que algo estaba mal. Solamente nos miraba. Yo tenía el cuchillo en el cuello y me amenazaba con que no gritara, que no hiciera nada”.

Entre lágrimas, la joven relata que consiguió arrebatarle el cuchillo a su agresor mientras él le repetía que iba a sacar su otra navaja. En el forcejeo, “el cuchillo se enterró”. “Lo empujé con mis piernas me lo quité de encima y me dijo que lo había picado en el pecho. Pedí auxilio y nadie me hacía caso”, relata la joven.

Pero la pesadilla continuó para esta adolescente tras haber escapado de su agresor, según denuncia su abogada. “Itzel estaba gravemente lesionada y los protocolos marcan que primero la víctima debe recibir atención médica. Pero en lugar de llevarla a un hospital, fue trasladada al Ministerio Público. La familia tuvo que comprar la pastilla del día siguiente y no se le dieron inmediatamente los antirretrovirales”, cuenta Salas.

Desde aquel 1 de junio, Itzel vive prácticamente encerrada en casa. Apenas sale a las visitas médicas y siempre acompañada de sus padres. “Me sigo preguntando por qué hay una carpeta (investigación) abierta por homicidio”, contaba antes de que la exonerase la Procuraduría, quien no ha querido hacer declaraciones sobre estos hechos.

“Se me culpa de algo que desconozco. Lo único que escucho son rumores de que pueden venir por mí y no entiendo por qué”, señalaba la adolescente este lunes.

El País

NOTAS RELACIONADAS