Lunes, 25 Septiembre 2017

Limpiar los techos de tu casa ¡es más fácil de lo que crees!

Limpiar los techos de tu casa ¡es más fácil de lo que crees!

Casi nunca les prestamos atención, solo cuando vamos a pintar una habitación o al cambiar la decoración general por la temporada. Y existe una clara razón: es incómodo. Para que no tengas complicaciones al limpiar los techos de tu casa, sigue estas recomendaciones.

Simples o de doble altura, los techos son elementos arquitectónicos de gran importancia; y como cualquier superficie plana, se deben mantener igual que el mobiliario o las paredes. A continuación, te damos guía para completar esta tarea de la forma más simple ¡y sin sufrir tortícolis!

CÓMO LIMPIAR LOS TECHOS

El humo de cigarrillos y carros, filtraciones, las telarañas, líquido explosivos –como los refrescos– y los insectos son algunos de los culpables de las manchas y aureolas que tienden a ensombrecerlos.

CAPA PROTECTORA

Lo primero que te aconsejamos es apartar los enseres más valiosos o cubrir con plástico o papel reciclado el área donde vas a limpiar. Tampoco descartes el uso de lentes y un pañuelo que protejan tus ojos, nariz y boca de los residuos que caigan por gravedad.

MANGOS EXTENSIBLES

Por supuesto, tendrás que subir a una escalera para limpiar los techos; pero para no hacer esta labor más tediosa, lo ideal es emplear un mango extensible. Puede ser el mismo palo de la escoba, pues el foco es ganar tiempo y energía.

Ata en el extremo una esponja no porosa o un paño de microfibras sintéticas para remover todo el polvo. Otra solución es un rodillo para pintar viejo que recubras con cinta adhesiva. Todo dependerá del acabado que tengan.

VINAGRE Y JABÓN

Mezcla una taza de agua tibia, dos cucharadas de vinagre blanco y unas gotas del detergente que tengas a mano. Luego rocíalo de forma pareja para eliminar la suciedad acumulada. Por último, retira el exceso con la esponja semi-húmeda y deja que todo seque.

LA PRUEBA FINAL

Si quieres comprobar el trabajo, lo único que debes hacer es esperar a que anochezca, encender todas las luces y mirar hacia arriba. Después de limpiar los techos solo deberían apreciarse las sombras de las lámparas y reflejos de objetos acristalados.

NOTAS RELACIONADAS